martes, 10 de febrero de 2009

ERA 24 DE DICIEMBRE

Era 24 de diciembre. A esa hora todas las familias estaban reunidas en torno a una exquisita cena, un luminoso árbol, algunos detalles que conmemorarán los regalos al niño Jesús y, lo más importante, había paz por un momento. En la casa de M.V. fue diferente. Los niños cenaban junto a su madre, como si fuera una noche cualquiera,y ella no dejaba de pensar en su esposo ausente.

Cuando él entró, M.V. se sintió aliviada por un momento de saber que él estaba muy bien, tal vez demasiado con los tragos de alcohol que había disfrutado hacía un rato. Ella quiso reclamarle, como lo haría cualquier persona, no como “sumisa” a su esposo. Pero sin dejar que terminara la primera frase, el violento esposo la tomó del cabello, puso el equipo a todo volumen y la encerró en un cuarto para que los niños y vecinos no escucharan la débil voz de la doliente.

Sus regalos de navidad fueron garrotazos en la cabeza proporcionados por E.G.M..Sus dos hijos asustados se levantaron de la cama para defender a su madre.Una noche más tenían que ver como su padre humillaba y destrozaba la cara de indefensión de su madre.Entre gritos,empujones y puñetazos a sus propios hijos,E.G.M.,sumido en una violenta borrachera abrió el armario ropero de la habitación.Con gran violencia tiró todos los juguetes que estaban escondidos,juguetes rotos que iban a ser regalados el día de reyes.Fue cuando sus hijos,entre tanta violencia,se dieron cuenta que los reyes eran los padres,y para mas colmo estos reyes eran un padre borracho y violento ,y una madre sumida en el maltrato y en la desolación.

E.G.M. hizo llorar muchas veces a M.V., no solo por los golpes, por los cinco puntos que le tuvieron que coger cuando le rompió la ceja con un radio, por los zapatos rotos de sus hijos que él nunca quiso reponer,por los portazos, y por las heridas que más duelen: las del alma herida por palabras como puñales… sino también por la vergüenza de tener que aguantar todo eso a falta de un trabajo que le diera un futuro seguro a sus hijos, o porque cuando quiso hacerlo así tuviera que acudir a ser empleada doméstica, la forma más moderna de esclavismo, o a lo que fuera, él la amenazaba con quitarle la vida o quitársela a sus hijos.

Muchas veces M.V. no tenía ganas de tener sexo con su esposo (¿quién lo querría tener con tal miserable?), entonces él la obligaba a los golpes..

Además de nunca contar con la información suficiente sobre sus derechos, M.V. cargaba con la idea tradicional (que hoy en día se adopta como un mandamiento más) de que ser mujer es ser buena madre, de que “casados hasta que la muerte nos separe”, de que una mujer sin un hombre no es nada.

Esa noche,la noche del 24 de diciembre,M.V. tuvo que huir sin camino alguno con sus hijos,una noche como otra mas en su vida tenían que dormir fuera de ese infierno que era su casa.Era una noche fria,tuvieron que refugiarse hasta la mañana siguiente en la estación de Atocha,entre indigentes y con inevitables sollozos de la madre.Sus hijos ya estaban acostumbrados a huir de estas situaciones,pero día a día se preguntaban el final de esa vida que les había tocado vivir.

Cuando su hijos volvieron al colegio,dos días después,la profesora como era habitual en eso días les preguntó que le habían traido los reyes,uno de ellos contestó:"jugutes,pero juguetes rotos,me los ha regalado mi padre"




La historia de M.V. es real y solo toca en una pequeña parte de lo que es y ha sido durante decenios la violencia de género.Hoy me ha costado escribir mucho esta historia porque yo soy uno de los hijos de M.V.,mi madre.

No suelo hablar con nadie de mi vida,y menos en el blog.Pero la noche del 24 de diciembre de aquel año me ha marcado mucho,y tal vez sea hora de quitarse esa carga mental.

M.V, actualmente vive fuera de ese infierno,del que le costó mucho salir.Hoy,cuando la miro a los ojos veo una mujer feliz,pero en el fondo veo tambén a una mujer triste y marcada por todos aquellos años de infierno.

E.G.M.,Ernesto García Martinez,mi padre,después de una veintena de denuncias no ha pagado todo lo que ha hecho.Llevo muchos años sin saber de él,ni espero saber nunca más.

Tanto yo como mi hermano vivimos sumidos en ese pasado,del que no queremos hablar.Pero hemos aprendido a defender a la mujer ante cualquier tipo de violencia.Como dice mi madre,”de todo lo malo se aprende”,y a luchar en contra del machismo que inunda en este país.

Este post,se lo quiero dedicar a todas esas mujeres e hijos que viven o han vivido en ese infierno.Y especialmente a M.V.,mi madre,porque no quiero verte llorar más por el pasado.

TE QUIERO.

-TU HIJO-

29 comentarios:

  1. Jolines... me has puesto el corazón en un puño en la parte final. Siento mucho todo por lo que tuvisteis que pasar, pero me alegro de que hayáis sobrevivido (sé que no es consuelo, pero hay gente que ni siquiera vive para contarlo).

    Un fuerte abrazo... y un besazo para tu madre.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico, yo también me solidarizo con las mujeres maltratadas, hace poco hice una entrada en tres microrreltatos para ellas. Las consecuencias de vivir en una familia así, duran siempre, no sólo los juguetes se quedan rotos, también el alma.
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
  3. sólo darte un abrazo y animarte! el terrorífico lo que relatas!

    ResponderEliminar
  4. La primera parte ya me estaba poniendo malo, pero la segunda...ostras me has dejado un poco hecho polvo. Al menos, aparentemente, ha desaparecido él...espero que nunca más sepas...un fuerte abrazo para todos

    ResponderEliminar
  5. M.V. es una valiente, al igual que sus hijos.
    Me alegro que todo haya salido bien, y que ahora podais disfrutar la vida que se merece cualquier persona (hay algunos humanos que no lo son).

    Hay que olvidar las malas experiencias, pero nunca lo aprendido de ellas.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  6. Brilli!! que historia tan terrible...has sido muy valiente enfrentandote a ello. Los que te leemos y estamos a tu lado, hoy conocemos un poquito más de ese gran corazón.
    Un besazo fuerte y no olvides nunca lo GRANDE que es tu madre.

    ResponderEliminar
  7. debe de estar muy orgullosa de vosotros, millones de besos.

    ResponderEliminar
  8. La verdad es que ahora mismo me faltan las palabras y no sé bien que decirte... pero no por eso quería dejar de comentar tu entrada. Te felicito por ser tan valiente (y no lo digo por hablar de esto aquí, que también, sino por haber sabido proteger a tu madre y estar a su lado y sobre todo por ser tan de puta madre como para sacar de esa mierda que has vivido algo positivo: eso es ser un HOMBRE!!)
    Te agradezco que hayas querido compartir con todos nosotros la historia de tu vida. Efectivamente, como dice Elisa, hoy conocemos un poquito más tu enorme corazón, que, si te digo, se adivina enseguida.

    ResponderEliminar
  9. Desde el primer renglón se ha notado que te había costado mucho escribirlo.

    Te mando un beso muy, muy grande.

    ResponderEliminar
  10. Joder, qué fuerte... me siento un poco mal, porque cuando he leído la primera frase, he pensado, joder, qué perra tiene este hombre con el 24 de diciembre... soy un imbécil.

    Olé a tu madre y al coraje para llevarse a sus hijos y haberlos sacado adelante, olé por haber podido mandar a ese hombre a la mierda y un abrazo muy fuerte, para ti y para ella.

    ResponderEliminar
  11. No hay mayor valentia y coraje que el de una madre por sus hijos.
    Solo dios sabe que la mujer esta hecha para aguantar mas que cualquiera.
    Y mi gran admiracion hacia a ti ya que nadie habla de sus penas hsata haberlas superado.
    Se que eres un hombre muy fuerte. Ya se de que madera estas hecho.
    Un enorme abrazo y muchos besos.
    Y es mas que obvio mi respeto y admiracion hacia su madre.
    Mas besos querido Brilli.

    ResponderEliminar
  12. Pufffff, me has dejado sin palabras, es una putada que tanto tu madre como tú y tu hermano hayais tenido que vivir todo ese calvario, pero al menos me conformo con que tu madre sea una mujer feliz y tu hermano y tú intenteis ser felices y vivir el día a día.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  13. Podría repetir muchas de las cosas que te han escrito antes que yo... porque las podría hacer mías.

    Solo puedo decir que, tengo la lágrima en mis ojos, y la congoja en mi espíritu.

    Y que, lamentablemente, este relato, lo escuchamos todos los días. o parecidos. Pero lo que lo hace diferente, y repito, lamentablemente, es que, en la parte final, nos hemos dado cuenta que, conocemos a uno de los protagonistas. Y por eso, quizás, será muy difícil ganar a esos energúmenos.

    hoy más que nunca...

    muchos, muchos besos.
    envueltos.
    en abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Lo del maltrato es algo que nunca entenderé, pero cuando vemos por la tele que los vecinos y sus allegados dicen que era una persona estupenda, de lo más normal, y que el matrimonio iba estupendo, no me puedo más que escalofriar de lo que una cabeza se puede llegar a ir...y si nos pasa anosotros!?!?!?

    ResponderEliminar
  15. a mí también me has dejado unos instantes sin palabras, iñaki

    gracias por compartir con nosotros esa historia tan dura, por hacerlo tan bien que nos has hecho sentir el sufrimiento al leerla
    por un momento he sentido la impotencia enorme de tu madre, he agachado la cabeza como vosotros por miedo a los golpes y a los gritos, y me encogido de frío en la estación de atocha

    eres un valiente por contarlo y creo sinceramente que tienes razón, que necesitabas sacarlo fuera y ese es un gran paso que te ayudará poco a poco a cicatrizar una herida que nunca cura del todo, pero verás como con el tiempo alivia mucho

    y eres muy afortunado, iñaki, por haber salido de esa situación, por tener una madre que supo elegir el camino correcto anteponiendo el amor a sus hijos a todo lo demás

    cuánto dolor y cuántas vidas atrapadas quedan todavía dentro de cuatro paredes! por eso me da tanta rabia, ahora que por fin se empieza a tomar medidas, que haya mujeres que las utilizan frívolamente, denunciando en falso para conseguir un divorcio favorable; o chicas jóvenes, con toda la información a su alcance, que permiten que sus novios las humillen y limiten su libertad en nombre del amor y de unos celos mal entendidos, y no lo corten a tiempo

    afortunadamente, la sociedad está cambiando deprisa y esa realidad tan dura ya es asunto de todos, no sólo de quienes lo sufren en silencio

    me alegro mucho, de verdad, de que ahora veas a tu madre feliz. eso nunca lo olvidará, claro, pero el tiempo cura casi todo, y estoy segura de que cada vez que te mira, que mira a sus hermanos, todo lo demás desaparece en un rincón pequeñito de la memoria y se siente profundamente orgullosa y profundamente feliz

    un beso

    ResponderEliminar
  16. Una historia terriblemente sobrecogedora.

    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  17. Vaya, niño..................sin palabras me has dejado ( aunque al leer el principio del post, me asusté un poco...pensé ¿Otra vez Navidad?)

    Mil besos ( con mucho cariño)

    ResponderEliminar
  18. Gracias por dejarme mirar dentro. Gracias por compartirlo conmigo. Gracias por ayudarme a superar traumas. Gracias amigo.

    Besitos y abrazos....Gracias.

    ResponderEliminar
  19. Impresionante entrada.
    ¿Qué se puede decir?
    Me encantaría de llenar tus bolsillos de juguetes nuevos. A estrene. Y encontrar tu ilusión el día de Reyes. Nada podrá compensar lo pasado. Pero me encantaría ver tu rostro iluminado por una gran sonrisa.
    Hoy es un día nuevo. Con un precioso Sol que lo ilumina todo.
    Besos para tí y para M.V.
    Ángel

    ResponderEliminar
  20. Chico, Brilli, no sé ni que decir. Aturdido estoy. Uno está acostumbrado a leer y oir todo tipo de historias, pero que siempre nos parecen más lejanas, que le pasan a otros, en los periodicos y los telediarios. Saber que estas cosa te tocan de cerca y te afectan es una sensación muy especial. Te deja sin aliento.

    Hoy es de esos días que me siento más frivolo y prescindible. que sepas que la imagen de tu familia pasando la nochebuena en la estación de Atocha me tiene prisionero de la ansiedad y a sinrazón. Cuando esas historis de alcohol y degración se siguen dando, ver como alguien protesta porque los jovenes pintan la paredes, o los coches tocan sus bocinas me hace sentir que en el mundo están subvertidos los mas elementales valores.

    En fin, unas risas hoy seria lo mas idiota que pudiera hacer en tu blog. Pocas veces lago ha llegago tan directo al corazón... Bezos.

    ResponderEliminar
  21. Me uno a la mayoría de los comentarios que me preceden y aplaudo el coraje de tu madre y el valor que tú has demostrado al compartir tu dolor con nosotros. Espero que el haberte liberado, en parte, de esa carga, te ayude a superarlo. Yo, por mi parte estoy aquí a tu lado, apoyándote con mis palabras y encantada de haberte conocido, Brilli. Un abrazo grande, grande.

    ResponderEliminar
  22. He empezado a leer el post y, coño, me suenan las siglas. Me ha dado un escalofrío, y, fíjate, qué tontería, por un instante me he sentido intrusa y he cerrado la ventana. No me tienes acostumbrada a hablar de tí. He vuelto y me has hecho llorar. Valiente cobarde que será infeliz, inútil y acomplejado toda su vida ¿Era muy difícil anular a una mujer de metro y medio a golpes y a dos niños? La vida da mil vueltas y mira, tu madre abuela y tu hermano un buen padre. Y tú un tío feliz que le rompa cositas de marca a su sobrino. Y rodeado de gente que te quiere y te cuida.
    Quizás el blog comience a ser una gran terapia Iñaki. La mierda hay que echarla fuera y que se la coma otro.

    ResponderEliminar
  23. Perdón, le rompa no, le compra!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  24. Gracias. Con esta entrada has crecido (si cabe) más como ser humano, no por padecerlo sólo y ya es bastante sino por contar que la sonrisa de tu madre (por la que velas) existe. Repito gracias por esta dureza de la vida, la realidad no está tan lejos de nosotros ¿verdad?
    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  25. Entre todos luchamos para que esto acabe.

    Muchos abrazos

    ResponderEliminar
  26. Me da una rabia escuchar eso, saber de estos casos es desagradable y es peor aún saber que siguen pasando todos los días en todo el mundo. Incluso saber que en otros paises se maltrata a la mujer por creencias religiosas u otras estpideces es una de las peores cosa de la humanidad.

    No puedo imaginar lo mucho que deb haberte marcado eso, y yo quejandome por puras estupideces. A veces es necesario ver más allá de nuestras narices.

    Admiro a tu madre por haber tenido el valor de alejarse de eso. Ojalá me fuera fácil darle un abrazo.

    ResponderEliminar
  27. Yo soy capaz de entender cómo hay quién sólo es capaz de relacionarse a través de la violencia, unos recibiéndola, otros dándola. Lo que ya me resulta menos comprensible es el mecanismo por el cual algunos son capaces de sustraerse a esa dinámica.
    No entiendo cómo ocurre, pero ocurre. Gracias al cielo.

    ResponderEliminar